Viajar de Oslo a Bergen en tren.

Después de dos días en Oslo nos fuimos a Bergen. Cruzamos de este a oeste Noruega. La mejor manera de hacerlo es en tren. El trayecto en tren desde Oslo a Bergen es uno de los más bonitos que existen, considerado uno de los trayectos en tren de mayor belleza de Europa y quizá del mundo. Por lo que lo recomiendo 100%.


Los billetes se pueden comprar en nsb.no. El trayecto es largo. Son unas 6 horas y media, pero los paisajes que te encuentras durante el viaje son dignos de ver.

El tren realiza diversas paradas donde puede aprovechar para realizar algunas fotografías realmente preciosas.



Además de por la comodidad, el tren cuenta con wifi gratuita para poder estar conectado durante el viaje.

Qué ver en Oslo - Noruega

Nuestra aventura continua esta vez en Noruega. El país escandinavo es un país al que recomiendo visitar. De gran belleza, tanto sus ciudades, como los grandes fiordos que conforman el país. Eso sí, es un país bastante caro si lo comparamos con España. Por lo menos gracias a mi hermana que es una resabida de todos los trucos habidos y por haber, nos ahorramos parte de los billetes de avión con los puntos que tenía acumulados en su Tarjeta BP de puntos. Ahora me toca a mi devolvérselos para que ella también pueda disfrutar de su escapadita a Berlín. Bueno, os cuento ya cómo fue el viaje.


Llegamos a Oslo y nos alojamos en el hotel Comfort Hotel Xpress. Hotel bastante céntrico y recomendable para pasar una o dos noches.

Empezamos el día y nos dirigimos a recorrer la ciudad. Nuestro primer destino es hacia un pequeño puerto que hay enfrente del Ayuntamiento donde cogemos pequeño barco para dirigirnos a la península de Bygdøy, más conocida como la isla de los museos.

Allí visitamos  el Museo de los Barcos Vikingos, donde se encuentran los dos barcos vikingos más grandes que se conservan mejor en el mundo, junto con utensilios y tallas de madera de los vikingos entre otras cosas.



Después de la visita, volvemos a coger el barquito y volvemos a Oslo. Una vez allí, nos dirigimos hacia el Fortaleza de Akershus, un complejo militar que es uno de los símbolos de la ciudad.



A pocos metros se encuentra el ayuntamiento de la ciudad, destaca por ser un edificio de ladrillo rojo. Existen visitas guiadas para poder acceder al ayuntamiento, pero nosotros no entramos.


Nos dirigimos hacia el Palacio Real, lugar donde residen los reyes de Noruega en Oslo. Allí veremos el cambio de la guardia. El cambio de la guardia es un acontecimiento único en la ciudad. Se produce todos los días del año a las 13:30 horas y tiene una duración aproximada de 40 minutos. Recomiendo no perdérselo, y aconsejo llegar con antelación ya que siempre esta lleno de gente.

Una vez finalizado nos dirigimos a comer. Después nos fuimos al parque Vigeland. El parque más famoso de Noruega, donde se encuentran muchísimas estatuas que le dan un colorido especial y que se hace muy divertido para los visitantes. La estatua más fotografiada es sin duda la Sinnataggen, el niño enrabietado.


La atracción más importante del parque es Monolitten de 17 metros de altura.

Después nos dirigimos hacia el centro, hacia la calle Karl Johans Gate, la calle peatonal más importante de Oslo. Se pueden encontrar muchas tiendas, en ésta y en las calles de los alrededores para ir de compras, aunque yo soy más de comprar online. Por eso, cuando llegué a casa lo primero que hice fue meterme en Google y
buscar el jersey de punto noruego que me encantó, pero me asustó su precio. Y no solo lo encontré casi un 20% más barato, sino que como todavía tenía la tarjeta BP de mi hermana, me lo llevé más barato aún, gracias a la oferta Amazon que tienen.

Pero bueno no todo van a ser compras, en esta importante calle podemos encontrar
 multitud de edificios destacables: la Catedral, el Teatro Nacional, el Parlamento, la Universidad, etc.


Nos dirigimos a cenar y descansar después de este largo día recorriendo la ciudad.
Se ha producido un error en este gadget.