Que ver en Copenhague

Día 7.Para visitar Copenhague también decidimos hacerlo por libre, teníamos más tiempo y podríamos ver las cosas más importantes.
El barco llegó a las 14:00 al puerto, desde allí cogimos un taxi que por unos 15 euros aproximadamente nos dejó en el Ayuntamiento.

Entramos al Ayuntamiento y estuvimos recorriendo sus pasillos arriba y abajo después salimos a un jardín interior con una fuente en medio. Nosotros entramos sin pagar, porque no nos dimos cuenta pero luego nos dijeron que si que se pagaba para entrar.

Delante del Ayuntamiento existe una gran plaza, Radhuspladsen, 165 x 150 metros en la cual podemos destacar la Fuente del Dragón. Enfrente del Ayuntamiento se encuentra el Tivoli, el cual decidimos visitar por la noche.

Comenzamos a recorrer la ciudad por la calle peatonal, Stroget, la cual es el eje fundamental de la ciudad, llena de edificios antiguos, monumentos y numerosas tiendas. Se pasa también por le museo de los records Guinness, pero que no entramos.Siguiendo la calle llegamos al corazón de Copenhague.

Nos desviamos a la izquierda para poder subir a la Torre redonda de Rundetarn. Por aproximadamente dos euros puedes disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad, además de poder situarte para saber donde están los sitios que quieras visitar.

Llegamos hasta el final de la calle peatonal donde llegamos a una gran plaza situada al lado de Nyhavn que lo dejamos para más tarde. Continuamos hacia la izquierda hacia la Catedral de Federico o Frederiskirken, a la que no pudimos entrar ya que acababan de cerrar. Esta abierta de 12:00 a 17:00. Destaca por su gran cúpula vaticana.

A pocos metros de allí nos encontramos una preciosa y pequeña iglesia ortodoxa en la cual estaban haciendo misa, cosa que aprovechamos para verlo unos instantes.

Enfrente de la Catedral están las dos residencias reales, que ocupa la actual familia real danesa. Amalienborg Plads. Gran plaza.
A unas calles de allí se encuentra otro de los lugares de interés de Copenhague, el Kastellet o ciudadela situada en una pequeña isla a la cual se accede por un puente. A la puerta del Kastellet está la iglesia de St. Alban´s. Pequeña iglesia situada al lado de una preciosa fuente. Muy cerca de allí está la Sirenita, la cual dejamos para el día siguiente ya que se nos hacía tarde para subirnos a un barquito que teníamos que coger en Nyhavn.

El paseo por los canales fue de hora y media, y por el cual pagamos 15 euros por persona. El paseo te llevaba por los canales, pasando por zonas residenciales, cerca de Christians,(barrio hippie existente en Copenhague). Llegamos hasta la Sirenita y por los lugares más importantes de Copenhague.

Después del paseo en barco volvimos por la calle peatonal y fuimos a buscar el Palacio de Christias-Borg. Cerca del cual está el precioso edificio gótico de la Bolsa.

Desde allí nos dirigimos, detrás del Ayuntamiento, a uno de los sitios que más me gusto del viaje, el Hotel Copenhague 27 donde se encuentra el Absolut Ice Bar. Por un precio de unos 22 euros entras en un bar completamente de hielo, a unos 5 grados bajo cero. Te sirven un cóctel a elegir y puedes estar el rato que aguantes. Para entrar te dejan ropa adecuada y guantes para soportar el frío. Fue muy divertido.

Al salir y ya anocheciendo nos dirigimos a entrar al Tivoli, el parque de atracciones de Copenhague. La entrada sencilla, es decir, sin incluir ninguna atracción, son 85 coronas danesas. Nos recomendaron que al Tivoli hay que visitarlo de noche y la verdad es que es una maravilla. Innumerables atracciones, espectaculares e iluminados edificios, restaurantes, bares, tiendas. Fue una grata sorpresa.

Eran ya las 11 de la noche y cogimos un taxi de retorno al barco.

1 comentario:

  1. Pues yo también fui a Copenhague (pero no en barco) y me encantó, también me decidí a hacer una guía de los principales lugar para ver en esta ciudad http://www.tripetea.es/2-dias-visitando-lo-mas-importante-de-copenhague eso si, durante dos días para tener tiempo de ver lo más importante. Saludos!

    ResponderEliminar

LinkWithin