Qué ver en Salzburgo

Después de visitar ayer el Palacio de Hellbrunn que está fuera del casco urbano. Hoy nos dedicamos a conocer el centro de la ciudad.

A las 9:30 de la mañana estábamos subiendo en el funicular que te lleva a la Fortaleza de Hohensalzburg desde donde hay unas vistas impresionantes de la ciudad.
Fortaleza de Hohensalzburg

Arriba en la fortaleza puedes realizar una visita a las salas de representación medievales y al museo de la fortaleza.

Una hora después estábamos bajando, al lado de donde se toma el funicular está la Abadía de San Pedro, con su cementerio, el más antiguo de Salzburgo, es uno de los lugares más visitados de la ciudad al ser uno de los cementerios más famosos del mundo. Es un sitio my pintoresco que no hay que perderse.

Cementerio de San Pedro
A las 11:00 estábamos en Residenzplatz, donde a las 9, 11 y 18 suena una canción con las campanas. El lugar es una plaza muy grande con una gran fuente en el medio. Situada al lado de la catedral en pleno corazón de la ciudad.
Residenzplatz
De allí nos fuimos al convento de Nonnberg, convento de mujeres. Destaca por la cúpula arriba de la torre de color rojo.
Convento de Nonnberg
Está muy relacionado con la películas Sonrisas y Lagrimas (The sound of music) ya que María fue novicia en este convento.

La película se rodó en algunos lugares de la ciudad, existen rutas y excursiones para visitar todos estos sitios.

Como en la catedral estaban haciendo una misa y no se podía visitar decidimos dejarla para más tarde. Cruzamos el río que atraviesa Salzburgo y nos dirigimos a la casa residencial de la familia Mozart. Donde realizamos la visita. Aquí vivió Mozart del 1773 al 1780. Se exponen objetos sobre la vida de la familia Mozart y la historia de la casa. No se pueden tomar fotos del interior. Mozart forma parte de la historia de Salzburgo.
Casa residencial de la familia Mozart
A continuación nos dirigimos al Palacio de Mirabell y sus jardines. Es uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Es precioso y si vas a Salzburgo no debes dejar de ir.
Palacio de Mirabell y sus jardines
Dimos un paseo por esta parte de la ciudad, la calle de las tiendas (aunque estaban cerradas ya que era domingo). Salzburgo es una ciudad preciosa.

Volvimos a cruzar el río para dirigirnos a la casa natal de Mozart. Aquí nació el día 27 de enero de 1756 Wolfgang Amadeus Mozart y durante veintiséis años la familia Mozart habitó la tercera planta de la "Casa Hagenauer", situada en el número 9 de la Calle Getreidegasse. Se visitan las habitaciones de la familia y se cuenta su historia.

Después regresamos a la Catedral, esta vez ya se podía visitar. Una de las cosas que me llamó más la atención fue que la cantidad de luz que entraba del exterior. Siempre recuerdo catedrales oscuras, o con poca luz.



 Ya era hora de comer, así que buscamos un restaurante. Después tomamos el autobús y regresamos al hotel a descansar un poco. La mañana había sido muy provechosa, habíamos visitado muchas cosas y estábamos rendidos.

Ya por la tarde regresamos a la ciudad con mucha más calma. Recorrimos las concurridas calles una vez más. Nos sentamos en una terraza a tomarnos algo y compramos algo para cenar en uno de los puestos de venta ambulante.

Regresamos al hotel, mañana tocaba madrugar otra vez.

De Salzburgo se nos queda un buen sabor de boca, una ciudad que vale la pena visitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin